Compostate bien

Continuando en clave de relevamiento de experiencias, desde el PFFM dialogamos con José “Pepo” Zamora, creador del emprendimiento Compostate Bien, una iniciativa ecológica surgida desde abajo, desde gente común para la gente común, promoviendo el compostaje casero como un modo de abrir espacio al ciclo natural del reciclaje en la propia casa.

El problema medioambiental y la cuestión ecológica es un tema en auge en los últimos años, con su urgencia real, con su necesidad angustiante y vital, pero también con ciertos límites y desviaciones al interior de un sistema hegemónico que, a la par que genera la crisis, sabe absorber las luchas y las soluciones. 

Licenciado en Publicidad y Técnico en Diseño Gráfico, “Pepo” relata la historia de su propia “conversión” ecológica. En el año 2014 conoció de manera azarosa el compostaje y el reciclaje natural como un modelo simple, pero contundente, de devolverle a la tierra una parte de lo que el consumo humano extirpa. Está revelación marcó su vida, y desde entonces lleva adelante el emprendimiento Compostate Bien, donde además de la venta y producción de composteras, se dedica a concientizar a las personas sobre los residuos orgánicos y cómo generar menos basura, aprovechándola como recurso y no como despojo.

COMPOSTATE BIEN: “MI BASURA SIRVE”

FRAGMENTOS DESTACADOS E IDEAS FUERZA DE LA CONVERSACIÓN CON JOSÉ “PEPO” ZAMORA

 

“COMPOSTATE BIEN”: LA REVELACIÓN Y LA APUESTA

  • Como Licenciado en Publicidad y Técnico en Diseño Gráfico, mi carrera laboral comenzó en agencias de publicidad, donde aplicaba mi creatividad y mi arte a productos que no me interesaban, contribuyendo al dinero de otros empresarios. Y en medio de esa vida que no me cerraba, que no me hacía feliz, fui a vivir a un departamento con terraza. Por primera vez, había un lugar de mi casa al aire libre y quería aprovechar llenándolo de plantas. Estudiando al respecto leí en foros de otros países  sobre el compost -en Argentina, hace ocho años, esto era muy poco difundido-, un medio de abonamiento de tierra fértil mediante el reciclaje.
  • El compost se hace mezclando en la tierra lo que te sobra de la cocina, yerba mate, café, resto de verduras, cáscaras, etc., para que los restos se descompongan naturalmente, reciclando el potencial orgánico en la tierra. Al principio era bastante incrédulo. “¿Cómo la basura se transforma en algo que sirve?”, pensaba. Pero con unos baldes de pintura, herramientas, taladro y bulones, empecé a armar un prototipo de compostera. Pasaron los meses, fui juntando los residuos orgánicos, y de repente un día abro la tapa del balde y encuentro una tierra hermosa. Ya había brotes de calabazas, tomates  y otras semillas que habían caído ahí adentro. Fue un momento de total revelación. Era abismal ver esto pasar enfrente de mis ojos de un modo tan tangible, ver como mi basura sirve y nunca nadie me había enseñado.
  • Sabía diseñar, así que armé un logo, una marca, un Facebook, y empecé este emprendimiento que se llama Compostate Bien. Lo que encontré fue un nicho inexplorado en el mercado, porque no había nadie hablando de composteras en ese momento. Después de un año y medio hice números y vi que podía vivir de esto, que tiene potencial, y que me hace feliz.
  • Compostate Bien no se trata únicamente de vender un producto, sino también de brindar un asesoramiento para compostar. Una compostera es una réplica de lo que ocurre en la naturaleza, porque es la forma en que la naturaleza recicla su compostaje, y lo que queremos hacer es simular esto en nuestras casas.

 

COMPOSTAJE Y SALUD: CONECTARSE A LOS TIEMPOS NATURALES DE LA TIERRA

  • En la naturaleza no existe la basura. No hay un sólo ser vivo que genere basura, únicamente el ser humano. La basura es un invento de sólo cien años que está liquidando un montón de especies animales y dañando el ecosistema del planeta. Por eso, nosotros decimos que la basura de nuestra cocina no existe, son recursos para nuestra compostera. Lo que haces al compostar es generar materia prima desde tu casa, en una compostera que funciona sola y lo único que necesita son los bichos adentro.
  • El compostaje es un proceso que lleva tiempo. Hoy en día estamos acostumbrados a unos tiempos super acelerados, lo que genera problemas de salud física y mental. Y conectarse con los ciclos reales de la naturaleza nos hace bajar un cambio. Nos ayuda a contemplar, algo que es importantísimo. 
  • A nuestra sociedad le cuesta ver el ciclo completo de las cosas. La basura es como un agujero negro que se lo lleva el camión y con eso desaparece el olor y el líquido. Pero no es así, la basura es un gran problema estructural de la sociedad, cuando podría ser una gran solución, porque si la trabajas se transforma en algo lindo y otra cosa.
  • Lo que el compost produce es abundancia. Es lo que nos pasa cuando vamos al bosque o a la selva y nos impacta la abundancia de vida. Entonces, cuando compostás de repente tenés un montón de tierra y eso te lleva a repensar qué hacer con esa abundancia.
  • En el momento de esta revelación no podía creer como esto no se aprende en el colegio o en la familia. Ahora me resulta básico. ¿Cómo voy a meter una cáscara de banana que se degrada en menos de tres meses dentro de una bolsa de plástico que dura cien o doscientos años? La cáscara no puede respirar, el bicho bolita no se la puede comer, y no se puede integrar de nuevo con la tierra. Hay una capa de plástico separando la cáscara del ciclo natural de las cosas.

“En la naturaleza no existe la basura. No hay un sólo ser vivo que genere basura, únicamente el ser humano. Por eso decimos que la basura de nuestra cocina no existe, son recursos para nuestra compostera. “

CONCIENCIA MEDIOAMBIENTAL, CRISIS Y PANDEMIA

  • La conciencia medioambiental crece a medida que los desastres medioambientales son más evidentes. Con la pandemia, muchas personas quisieron acercarse a poner su granito y ayudar, porque compostar es una de las formas más fáciles de dejar de generar un impacto negativo en el medio ambiente.
  • Antes de la pandemia llevaba siete años trabajando en Compostate Bien, y habíamos llegado a  entregar tres composteras por día. Venía muy bien el emprendimiento, y podía vivir del proyecto. Cuando empezó la pandemia, al principio no vendió nada. Hubo un pánico total, la gente se resguardó mucho. Pero a medida que la cuarentena se instauraba se notó un gran cambio en el comportamiento de la gente, y de repente llegué a vender por arriba de doce composteras por día, lo que da una cuenta más de 300 composteras al mes, una locura. A partir de octubre, noviembre, bajó otra vez a los niveles normales. Pero es lo menos importante. Lo que siempre promuevo es que compostes. No importa si es con mi compostera o con la de otro. Importa más el propósito que la venta del producto.
 
 

EL USO HEGEMÓNICO DEL AMBIENTALISMO. ¿CÓMO CUIDAR LA CASA COMÚN SIN PISAR LAS TRAMPERAS?

  • La gente que se acerca al tema de conciencia ambiental suele efectivamente ser de clase media, y a veces hasta de clase media/alta. Está volviéndose de moda ser sustentable. Las marcas lo empiezan a imponer porque se dan cuenta también que es un mercado eficiente. Como toda transición hay un poco de moda, un poco de angustia y deseos de hacer algo.
  • Creo que los cambios vienen siempre de abajo para arriba.  Se ve en la atención que presta el mercado a las demandas de la gente, modificando sus ofertas. Las marcas empiezan a abrir sus conceptos, y el que siempre vendió hamburguesas de carne ahora además te ofrece hamburguesas vegetarianas, porque se dieron cuenta de que estaban perdiendo un mercado. Es un concepto de oferta y demanda.
  • Ocurre también con las políticas de sustentabilidad. Hay un concepto que se llama greenwashing. Es una técnica de marketing donde utilizás políticas ambientales para lavar tu imagen. y las empresas que hacen greenwashing son las que más ensucian el planeta. Por eso hay que agarrar con pinzas mucho de lo que se dice.

La gente que se acerca al tema ambiental suele efectivamente ser de clase media/alta. Como toda transición, en el ambientalismo hay un poco de moda, un poco de angustia y deseos de hacer algo”

ACTIVISMO AMBIENTAL Y COMUNIDAD: ENCUENTRO Y DINAMISMO

  • En la experiencia de Compostate Bien fui entendiendo que para hacer cambios hay que sumarse a lo colectivo. Debe empezarse por estar agrupados, organizados, para que el mensaje llegue a más personas. Así surgió “Brotes”, una ONG que armamos con la gente de un proyecto llamado MUTAN. Ellos se encargan de trabajar con las tapitas que el Garraham recolecta en todo el país. Con las tapitas recicladas hacen productos de diseño, lentes, lámparas y mesas. Por eso articulamos y diseñamos el primer compost hecho totalmente reciclado, con baldes de tapitas recuperadas. 
  • La ONG busca además educar a la gente en que los residuos son un recurso. Sean los residuos plásticos que trabaja Proyecto MUTAN, sean los residuos orgánicos que trabajamos en Compostate Bien, todos tienen un potencial. Por eso dejamos un porcentaje de la venta de los productos para darle estructura a la ONG y con eso poder dar talleres gratuitos donde más se necesitan, para que la gente empiece a cambiar los hábitos y entienda la potencialidad de nuestros residuos. 
  • Compostar es un tema de responsabilidad sobre nuestros actos. Es muy fácil hacerlo y muy gratificante. No te consume tiempo y trae mucho a favor el día de mañana. Ojalá la gente que se entera pueda intentar, probarlo. Es un hábito, una vez que lo empezás a hacer se vuelve una cotidianidad de la casa. Una cosa más del hogar. Y a la vez una cosa menos, porque no sacás tanto la basura.
 
 
PARA CONTACTARSE CON “PEPO” ZAMORA O SEGUIR EL TRABAJO DE “COMPOSTATE BIEN” HACER CLICK EN LOS SIGUIENTES CANALES:

ULTIMAS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *